Síguenos

Santa Cruz, Bolivia | 25 Sep 2020

El caso Hanalí Huaycho: el feminicidio de la periodista que sacudió al país



El entorno de Hanalí siempre lo supo, ella contaba como su pareja y padre de su hijo tenía episodios violentos, la joven periodista y mamá relataba a sus cercanos como en una ocasión intento asesinarla adentro de su auto. Conto también que ella denunció a Jorge Clavijo 14 veces en la Policía por las agresiones físicas que sufría. Tenía respaldo de ello. Hanalí Huaycho era una mujer joven atrapada en una relación violenta que terminó por quitarle la vida.

Era un lunes de carnaval, 11 de febrero de 2013. Cerca de las once de la moche, Hanalí y Jorge Clavijo tuvieron una pelea en su casa, el hombre la redujo y la llevo al dormitorio donde le asestó 15 puñaladas, dos le atravesaron el pulmón y el corazón. Fueron mortales. Los gritos de auxilio no solo venían de Hanali que no pudo defenderse, sino de su pequeño hijo de 5 años que escondido detrás de la puerta vio como su padre asesinaba a su mamá.

Mientras Clavijo asesinaba a Hanalí, y por los gritos de auxilio, su mamá, Martha Hannover que vivía en la misma casa trató de socorrerla. Cuando la madre intento salvar a su hija, Clavijo la apuñalo a ella también, quedó herida.

Hanalí evitó que terminara con la vida de su madre. El agresor bañado en sangre, escapó en el auto de la víctima. Así, en una habitación llena de sangre con el pequeño de 5 años en estado de shock y llorando por su madre, Martha intentaba salvarle la vida a su hija. Sin embargo murió.

El caso conmocionó al país. La policía se desplazó para buscar al Clavijo, que era un teniente miembro de la desparecida Utarc y que además estuvo involucrado en el caso del hotel Las Américas, a menos de un mes del asesinato ya era el hombre más buscado en el país, hasta el 4 de marzo de ese año, cuando el Ministerio de Gobierno de la gestión de evo morales anunció que el cuerpo de Jorge Clavijo fue hallado en La Asunta. Según la versión oficial de ese entonces, Clavijo había sido encontrado muerto. Así, se intentaba dar por cerrado el caso Huaycho. Pero esa versión no convenció a la familia de Hanalí, quedaron muchas dudas sin respuestas que al menos hasta hoy no fueron resueltas.

Hoy Hanalí tendría más de 40 años. Su pequeño hijo ya es un adolescente. Vive con la abuela, que sigue esperando que la justicia por fin demuestre que el asesino de su hija fingió su muerte para librarse de la cárcel.