Síguenos

Santa Cruz, Bolivia | 15 Ago 2020

Caravana de cisternas con oxígeno arribo a La Paz luego de cinco días de viaje

Caravana de cisternas con oxígeno arribo a La Paz luego de cinco días de viaje

El convoy de cisternas con oxígeno medicinal que salió de Santa Cruz finalmente llegó el sábado a La Paz luego de viajar por casi una semana superando bloqueos y tomando rutas alternas ante las amenazas de los movilizados.

"La caravana llegó a La Paz. Bolivia se pacifica. La democracia se consolida. Ahora todos unidos, a trabajar por la salud y la economía", escribió la presidenta Jeanine Áñez en su cuenta de Twitter.

La caravana ingresó esta mañana a la ciudad de El Alto y se dirigió a la planta almacenadora de oxígeno PRAXAIR Bolivia, en la zona de Rio Seco, para entregar la carga que trasladó durante seis días, en un periplo que recorrió localidades Santa Cruz, Cochabamba, Potosí, Chuquisaca y Oruro.

Personal de la Cruz Roja y de las delegaciones departamentales de la Defensoría del Pueblo acompañaron el viaje de lo que se denominó 'La caravana por la vida', cuya misión era transportar más de 60 toneladas de oxígeno medicinal para abastecer de ese insumo a los hospitales de La Paz y Oruro.

El convoy tuvo que superar más de 10 puntos de bloqueos instalados en varias regiones del país por organizaciones afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), en rechazo a la postergación hasta el 18 de octubre de las elecciones generales, determinada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Esa medida causó el desabastecimiento de oxígeno en los hospitales de distintas ciudades, en especial La Paz, Cochabamba y Oruro, lo que movilizó al Gobierno, que impulsó puentes aéreos y el envío de oxígeno de ese convoy el lunes pasado desde Santa Cruz.

Según las autoridades, al menos 40 personas perdieron la vida a causa de la falta de ese insumo médico para la supervivencia de los pacientes críticos.

La noche del viernes, la caravana de cisternas arribó a la ciudad de Oruro, lugar donde reabasteció de oxígeno a dos hospitales.

El viaje continuó durante la noche y la madrugada bajo la custodia de personal de la Cruz roja y la Defensoría del Pueblo.