24 Oct 2015

Fiscal argentino pide construir un muro entre Argentina y Bolivia ante avance del narcotráfico

Fiscal argentino pide construir un muro entre Argentina y Bolivia ante avance del narcotráfico

La Paz, 24 de octubre (ANF).- El fiscal de la región norte de Argentina, José Luis Bruno, dijo que debería considerarse la construcción de un muro entre su país y Bolivia ante su frustración por la escasa colaboración que presentan las autoridades de nuestro país para frenar el narcotráfico.

“No sería un muro como el de EEUU con México, pero a Bolivia no le interesan soluciones porque Bermejo creció y ahora es más grande que Orán. Por algo los narcos eligen esta frontera, porque está desprotegida” dijo Bruno, entrevistado por el diario El País de Madrid.

En los primeros ocho meses de 2015, dijo, el escuadrón de la Gendarmería en Orán, que se reforzó y hoy cuenta con 500 efectivos, secuestró 181 kilos de cocaína y 82 de marihuana y detuvo a 156 personas por contrabando y narcotráfico.

Entre los arrestados están las “mulas” (pequeños traficantes) que entran a Argentina en bus o taxi. “Ayer se nos murió un ‘capsulero’ (los que se tragan la droga) de 62 años”, cuenta el fiscal Bruno.

“Las frontera de Aguas Blancas y Salvador Mazza son las más calientes en el tráfico de cocaína, que viene de Colombia, Perú y Bolivia y llega hasta Rosario, Buenos Aires y Mar del Plata”, admitió el juez de Orán, Raúl Reynoso. Este fue suspendido en julio pasado tras haber dejado libres 13 camiones cisterna de la empresa Creta, contratada por YPFB y de propiedad del empresario José Luis Sejas, actualmente detenido en Santa Cruz por tráfico de drogas.

En la frontera entre Yacuiba y Salvador Mazza, cruzan camiones enteros con doble fondo fuera del control de las autoridades, desde Bolivia con droga o productos contrabandeados. Desde Argentina ingresar con soya, asegura el reportaje.

Según la nota, avionetas cargadas de cocaína o pasta base despegan por la noche desde Bolivia. Van a “bombardear” (lanzar los sacos) en campos de la vecina provincia argentina de Salta o en las aledañas Santiago del Estero, Chaco y Formosa. Estos son luego recogidos por traficantes argentinos que llevan esa droga al mercado de ese país, sobre todo el bonaerense.

Por ello, las autoridades policiales argentinas consideran este límite con Bolivia uno de los más “calientes” de su país. Aparte de camiones y aviones, pasan por la frontera centenares de “bayageros”, comerciantes que cruzan a pie portando bultos con contrabando y, a veces, droga.

“Con Bolivia se firman acuerdos de cooperación, pero es difícil que los cumpla”, se lamentó el juez.

El ministro de Seguridad de Salta, Alejandro Cornejo D’Andrea, advierte que el narcotráfico “carcome la sociedad, se mete en los estamentos judiciales, políticos, empresariales y policiales”. Cornejo opinó a El País que “los narcos están lejos de haberle ganado al Estado, pero hay que tomar medidas, sin caer en propuestas simplistas, como la militarización de la frontera o la baja de la edad de imputabilidad penal de 16 a 14 años.

El periódico recuerda que el gobierno de Cristina Fernández puso en marcha en 2013 el plan Escudo Norte para reforzar el control de las fronteras con Bolivia y Paraguay, que permitió a las Fuerzas Armadas comenzar a operar radares para detener vuelos clandestinos.

/ANF/