24 Oct 2015

Cámara de Comercio detalla las graves dificultades que enfrenta el sector privado

Cámara de Comercio detalla las graves dificultades que enfrenta el sector privado

La Paz, 24 de octubre (ANF).- En una carta enviada al ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio enumeró las serias dificultades que enfrenta el sector privado del país, especialmente debido al aumento de los costos laborales.

Fernando Cáceres, presidente de la CNC, estableció que el aumento del salario mínimo en 276% en los últimos 10 años y el pago del segundo aguinaldo han generado un aumento “sustancial” de los costos para las empresas, especialmente las intensivas en mano de obra.

“Por ello el doble aguinaldo amenaza con tener un fuerte impacto sobre algunos sectores y regiones, y en especial sobre la micro y pequeña empresa”, afirma la carta.

Según un Decreto Supremo, las empresas formales del país deben pagar el doble aguinaldo si es que el crecimiento del PIB nacional es igual o superior al 4,5%. Empresarios, dirigentes políticos y especialistas han señalado que ese pago solo debería darse solamente a los trabajadores de los sectores que sí llegan a ese crecimiento.

La CNC señala que el sector privado formal de la economía ha aceptado todos los incrementos laborales, los aguinaldos, el pago de quinquenio, los aportes a la seguridad social de corto y largo plazo, los subsidios y los demás beneficios que la ley otorga al trabajador, pero que todo ello está generando una fuerte presión a los empresarios.

“Para dar cumplimiento al incremento del costo laboral, las empresas se ven obligadas a postergar inversiones planificadas, recurrir al endeudamiento, reducir sus ganancias o incluso soportar pérdidas”, afirma la carta de la CNC, que agrupa a los sectores de comercio, servicios y turismo y que está afiliada a la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia.

Ante la presente situación, dice Cáceres, “algunas empresas medianas y pequeñas han decidido cerrar sus operaciones, agobiadas por la elevación de los costos laborales, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo para las bolivianas y los bolivianos”.

La misiva también hace notar que la economía está en un proceso de desaceleración debido, en gran parte, a la baja de los precios de los hidrocarburos, los minerales y los productos agrícolas.

Respecto del crecimiento, señala que muchos sectores del país crecerán a menos del 4,5% este año y que por lo tanto el pago del aguinaldo debería suspenderse para la presente gestión, lo mismo que en distintas regiones del país.

Las actividades que crecieron por encima del 4,5% fueron solamente: “servicios financieros, impuestos, administración pública, petróleo y gas, construcción, minería y electricidad”. Por debajo del 4,5% se situaron todas las demás, que en conjunto concentran el 80% del empleo.

Esta disparidad de crecimiento, agrega la misiva, se repite en los departamentos. Oruro y Beni, afirma, crecieron a menos del 4,5%.

“El caso de Chuquisaca es emblemático”, asegura, señalando que en efecto el PIB regional muestra un crecimiento del 7,71%, aspecto que estuvo significativamente influido por el incremento de los impuestos indirectos, hidrocarburos y la fábrica Fancesa. Si se quitan esos sectores, afina el análisis de Cáceres, el crecimiento de la economía regional solo es de 4,42%, siendo el de la industria de 3,78%, del comercio, del 3,41 y de restaurantes y hoteles, de 3,10%, es decir muy por debajo del 4,5%.

La carta recuerda que organizaciones como las CEPS, CAO, Cámara de Exportadores, Cámara Nacional de Hotelería, Cámara Boliviana de Transporte de Carga Internacional, CONAMYPE, Asociación de Avicultores, ANAPO y otras han señalado que no podrán pagar este año el segundo aguinaldo

“Como es de su conocimiento, una parte importante del empleo que se genera en el país es empleo informal, que en la mayoría de los casos no paga ni el primer aguinaldo”, le dice Cáceres a Arce.

“El propósito de esta nota es motivar una profunda reflexión sobre la política salarial así como de la necesidad de contar un sector privado fuerte que genere más empleo digno en Bolivia, para el bienestar y beneficio de los trabajadores”, finaliza la misiva, pidiendo que se generen espacios de diálogo entre trabajadores, empresarios y autoridades.

/ANF/